La importancia de tenerla grande

¿Es importante tener una CI grande? Si, ya sé que os he decepcionado… pero creo que merece la pena que reflexionemos.

En el libro “How Would You Move Mount Fuji?”, en su segundo capítulo se hace una reflexión acerca del uso de los test de inteligencia en los que se obtiene el CI de una persona, y de su importancia de cara a obtener dicha “inteligencia” para tener éxito, encontrándolo con su uso en Silicon Valley.

Así pues se cuenta como Lewis Terman, el primer creador de los test de inteligencia, consiguió hacerlos tremendamente famosos, hasta el punto de ser utilizados en muchos de los ámbitos de la sociedad norteamericana, como es el caso de la enseñanza, el entorno profesional o el ejército.

Pero para evaluar si esto iba orientado hacia el lado correcto o no, primero deberíamos tratar de entender qué es la “inteligencia”. Como hemos visto en otro post, la inteligencia según Gardner se puede subdividir en muchos tipos. Sin embargo Terman sólo hacía una medición en un coeficiente, lo cual lo podía simplificar en gran manera. Terman definía la inteligencia como “la habilidad de pensar de manera abstracta”, y esto la verdad es que no da una explicación fácil de comprender el concepto. De alguna manera lo que venía a decir es que la inteligencia, y lo que medían los test de inteligencia era la agilidad mental y su capacidad de resolución, con elementos como palabras cruzadas o juegos matemáticos.

El tema de los test de inteligencia ha sido hasta hace bien poco tiempo un motivo de obsesión, especialmente en la sociedad americana, y hasta el final de la guerra fría, donde los agentes de la CIA y los miembros del ejército americano se jactaban de tener los CI más altos.

El hijo de Lewis Terman, Frederick llegó a Silicon Valley con la idea de hacer un negocio como su padre, pero de aspectos totalmente diferentes. Junto con algunos socios (de alto CI, por supuesto) trataron de crear unos osciladores de sonido, que luego fueron usados en la película de Disney Fantasía. Sin embargo, y a pesar de su apuesta personal en la metodología paterna, F. Terman nunca llegó a ser exitoso como pudieron ser Microsoft, Intel o Apple. ¿Por qué? A Frederick le llegó a obsesionar el tema, centrando el éxito de su negocio en buscar patrones de alto CI en sus empleados, hasta tal punto que llegó a crear un ambiente de psicosis.

El declive de los test de inteligencia fue acompañado de ciertos tintes racistas que aseguraban que estos test no podían ser superados con mucho éxito por la gente de raza negra, lo que llevó a ser eliminados del ámbito educativo en NY en los años 60.

Con la aparición del modelo de Gardner, y toda una serie de estudios posteriores, realizados con miembros de la Sociedad Mensa, y los realizados por los responsables de RRHH de Microsoft, se demostró que el alto CI no siempre significaba éxito. Y si el éxito es inteligencia (cosa que es muy subjetiva) entraban elementos diferentes, como podían ser el apoyo paterno, la autoconfianza o la persistencia.

Así pues los factores motivacionales son la base de grandes empresas como Google o Microsoft hoy en día a la hora de seleccionar a sus empleados, y tira por tierra de alguna manera la creencia del siglo pasado (y que los que ya peinamos canas hemos experimentado) de que un al CI es sinónimo de persona inteligente y exitosa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s