Sabias palabras

“Es posible conseguir algo luego de tres horas de pelea, pero es seguro que se podrá conseguir con apenas tres palabras impregnadas de afecto.” Esta cita de Confucio viene a decirnos que se gana mucho más con las palabras adecuadas que hablando de manera impetuosa.

La programación neurolingüística (PNL), desarrollada por Bandler y Grinder en los 70’s establece una conexión directa entre el lenguaje oral (la palabra) y el comportamiento (la obra). Además sostienen que hay una relación directa entre este lenguaje / comportamiento y algunos elementos de consecuencias psicosomáticas, como asma, resfriados o alergias.

En cualquier caso nos centraremos en cómo dirigir el lenguaje de manera que podamos mejorar día a día las relaciones interpersonales ayudándonos a conseguir nuestros objetivos. La manera de hacer esto es poner el foco en lo realmente importante y utilizar las palabras adecuadas para ello.

De alguna manera debemos de ser capaces de enfatizar o de poner en palabras una ilusión o un deseo, y ser capaces de transmitirlo. Si nos basamos en la idea de que una misma frase puede tener diferente significado para cada persona, puesto que la visión de la realidad es muy distinta, el uso de este lenguaje, acompañado de un lenguaje no verbal, debe de ser capaz de dar el significado exacto de la idea que tenemos sin dar lugar a una idea equivocada.

Vayamos a la práctica y a la experiencia personal. Personalmente he sido siempre una persona sincera y directa (excesivamente). Hay gente que ve en esto un defecto, y otros que lo ven como una virtud. Yo siempre me he vanagloriado de ser brutalmente sincero, como parte de un código ético. Sin entrar a valorar si es bueno o malo, al menos permite unas ciertas reglas que no provocan situaciones inesperadas. Sin embargo ¿Alguna vez me planteo las consecuencias de todo lo que digo? ¿Estoy dispuesto a pagar siempre ese precio? Hasta ahora he pensado que sí. Pero los años y la experiencia nos dicen que no compensa.

De alguna manera controlar la manera en la que se dicen las cosas, no necesariamente siendo mentiroso, pero sí siendo capaz de prever las consecuencias de lo que se dice, permite obtener muchos mejores resultados, especialmente cuando las consecuencias pueden ser especialmente dañinas en lo personal y en lo profesional. Esto es un ejemplo claro de lo que las PNL pueden aportarnos en nuestro día a día.

Anuncios

Un comentario en “Sabias palabras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s