Hacking personal branding

Richard Branson puede parecer un tipo extravagante. De hecho es fácil que os caiga un poco mal conforme veáis las “chorradas” que hace por todo el mundo con tal de promocionar su emporio. Pero ¿sabéis qué? Que él disfruta, es feliz, hace feliz a mucha gente y además esta actitud le ha hecho millonario.

Como mínimo para planteárselo. Y es un ejemplo, aunque extravagante, de cómo se construye una imagen personal. Hay otros ejemplos: Apple. Steve Jobs en los 70s, 80s era un tipo estándar en lo que a imagen personal se refiere. Vestía con corbatas convencionales, y llevaba gafas de científico loco. Su imagen en general variaba de una vez a otra. No era mala, pero no tenía una “marca personal” que le identificara. Sin embargo esto cambió. A finales de los 90 asumió ese jersey negro, y pantalones vaqueros que le hicieron famoso.. y que mantuvo hasta el fin de sus días. Este es el Steve Jobs que recordamos. Creó marca personal.

Pero no sólo ocurre esto con la imagen del lider de Apple. Los trabajadores de esta empresa llevan también consigo una serie de enseñas de identidad: en todas las reuniones han de vestir de manera informal. Nos contaba un ejecutivo de IBM que cuando habían reuniones entre grandes empresas, por ejemplo Microsoft, IBM y Apple, se distinguía a los de Apple porque eran los que iban en tejanos y sin corbata. Eso es su sello de identidad, también muy importante en las corporaciones.

En mi caso estoy empezando con ello, y quizás un ejemplo de esto haya sido, primero la declaración de intenciones, y segundo el cambio de imagen en este blog… Pero esto no termina ahí… Logo, elección de colores personales. Mil ideas y mil ilusiones.

Seguimos.cropped-firma.png

Anuncios

En busca de la marca personal

Asignatura pendiente número 1 en mi vida: hago cosas pero no soy capaz de ponerlas en valor. No soy capaz de poner el sello en aquello que hago. No busco cambiar el Status Quo actual para dar un giro a mi vida y pensar cómo lanzar al mercado todo aquello que he realizado… Bueno, quizás sea una verdad a medias. Sí sé como hacerlo, pero no siempre encuentras el momento.

Estos días en Soft Skills hemos tenido la oportunidad de revisar algunas de las técnicas que me permitirán apoyar esa marca personal. Para ello debemos hacernos a nosotros mismos unas cuantas preguntas. ¿Como me describo? ¿Cuáles son mis habilidades? ¿Qué aportarían estas habilidades a mis clientes? ¿Cómo pienso hacerlo?

Para ello existe una útil herramienta llamada “Personal Branding Canvas”, que de alguna manera ayuda a recopilar todos estos elementos, de manera que no pierda el foco de mis objetivos en mi día a día para buscar ese modelado en mi imagen personal.

Y ahí va mi ejemplo (no me copien):

Canvas

Start with WHY

¿Por qué nos levantamos todas las mañanas? ¿Por qué motivo vamos todos los días a trabajar? ¿Únicamente porque vamos a ganar un sueldo para subsistir o hacer cosas en nuestro tiempo libre apenas inexistente? Siento decirte que si este es tu caso, tienes un problema.

Simon Sinek en su propuesta “Start with why” nos relata los motivos por los cuales hay que pensar en las intenciones que nos llevan a motivar nuestra actividad. Las cosas que nos llevan a realizar lo que hacemos cada día. Como ejemplo aparece el anuncio de Shackleton para buscar gente motivada en su loca expedición con el Endurance.

Men Wanted

Viendo las palabras del amigo, cualquiera podría pensar que sólo un loco se embarcaría en tal empresa. Pero precisamente era locos motivados lo que buscaba Shackleton. Casi todos conocen la historia fabulosa del Endurance.

Pues bien, nuestra propuesta de hoy es crear ese manifiesto que nos motive. Comenzar a crear ese arte que Seth Godin cree primordial en los profesionales competentes del siglo XXI.

Espero que os guste. Y de paso que os motive.

FGallego Manifest

Presentando e intentando emocionar

Tratando de poner en práctica lo aprendido en la charla anterior, el pasado viernes 3 de Junio se celebraron en Almassora un encuentro de archiveros donde un servidor fue invitado a contar su experiencia al respecto en el ayuntamiento de Picanya.

IMG_20160603_102940

Los resultados tuvieron dos visiones: una, la puramente técnica desde el punto de vista de habilidades comunicativas, creo que se cumplió al 100%. La presentación, especialmente en su primera parte toma el formato establecido por los preceptos de una “presentación zen”. De alguna manera se utilizan diapositivas donde no se muestra demasiada información pero con imágenes impactantes, tratando de dar tres o cuatro ideas básicas de una manera elocuente.

Sin embargo las sensaciones en cuanto a la reacción del público fueron posiblemente las peores que he tenido nunca. Por otro lado es algo previsible dado el colectivo al que me dirigía. En cualquier caso sí es cierto que hay dos maneras de analizar la situación: sin entrar en detalles en si lo explicado era lo adecuado o no, la pregunta es ¿Hay que decir lo que se quiere oir? ¿Hay que decir lo correcto de manera que no se hieran sensibilidades? La intención era la segunda… ¿Lo conseguimos? Probablemente. Sólo probablemente.

Lo que sí esta claro es que provoqué emociones, suscité controversia, y se movieron cimientos. Precisamente el paso previo para la innovación tecnológica.

DSC_2907